Yo era de las que de pequeña jugaba a hacer vestidos a las muñecas y, casi sin darme cuenta, hice del juego un oficio.
A la vez que estudiaba teatro para ser actriz, me saqué el título de patronista. Y costura va, repunte viene, he ido profundizando en la confección de vestuario y de cualquier invento téxtil.